Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

La vuelta a septiembre implica muchos cambios, vueltas a rutinas, nuevos proyectos… significa para unos vuelta al trabajo, fin de las vacaciones para otros, el inicio de la universidad y, también, la esperada vuelta al cole que ha comenzado esta misma semana. Pues sí, volvemos a la rutina, pero volver a la rutina no tiene porque ser algo negativo, ni estar relacionado con la tristeza o la ansiedad. ¡Qué va! Las rutinas también son buenas, sobre todo para los más peques de la casa.
Los psicólogos hablamos mucho de la famosa zona de confort y lo positivo que es salir de ella de vez en cuando a explorar nuevos “mundos”. Esto nos permite crecer, evolucionar en nuestro propio desarrollo. Pero tener cierto grado de rutinas también es gratificante, nos permite tener un orden para evolucionar en nuestros objetivos.
Los niños necesitan rutinas especialmente, por ello, te dejo una serie de consejos para empezar esta etapa:
  • Intenta que los días se parezcan lo máximo posible, así evitamos despistes, intentos de cambio de planes o confusiones. Siempre una misma hora para hacer los deberes.
  • Establece como rutina que los momentos de disfrute sean siempre tras las tareas, como premio.
  • Sé realista, no todos los niños son iguales. Algunos necesitan trabajar más horas a otros se les da bien unas asignaturas pero no otras… valora y ajusta de manera realista los tiempos de estudio.
  • Refuerza verbal y gestualmente a tus hijos siempre que cumplan los objetivos, no dejes de hacerlo por creer que es su obligación.
  • No les reproches constantemente su falta de motivación. A algunos niños les gusta estudiar y a otros no. ¡No es tan extraño! Después de todo les imponemos lo que deben estudiar, no lo han decidido. Son niños y prefieren jugar. Dales tiempo a crecer y tener cierto grado de decisión. Si lo hacen, está bien, aunque se quejen.
  • Acuerda con ellos actividades de ocio o deportivas, algo que realizar para desconectar y pasarlo bien con otros niños. Es preferible que elijan ellos la actividad y que sepan desconectar de la carga de estudios con ella.
  • Revisa su agenda cada día. Debes tener un método de contacto entre padres y profesores para poder hacer el seguimiento de tus hijos y comprobar que las tareas se están haciendo.
  • Ayúdale a dividir las tareas que traiga a casa. Nuestro cerebro necesita “calentar” antes de pasar a su pleno rendimiento. Lo recomendable sería comenzar por aquellas tareas de dificultad media, continuar por las de mayor dificultad aprovechando que nuestro cerebro está en pleno rendimiento y dejar para el final las más fáciles, ésas que ya no requieren tanto esfuerzo por su parte.
Recuerda que tus hijos pueden aprender herramientas para controlar los nervios o los problemas de concentración. Herramientas como respiración diafragmática, organización del estudio, realización de esquemas, resúmenes, técnicas de memoria y otras le ayudarán a sacar el mayor partido posible al próximo curso escolar.

 

Psic. Laura Ruiz Jurado

Artículo publicado en Diario web El Económico

http://eleconomico.es/hemeroteca (955/ 14 – 9 – 18)

Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear