Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

Me ha parecido interesante hablar en esta ocasión de un problema muy común en el s. XXI y que va cobrando cada vez más fuerza entre la población joven y adulta, me estoy refiriendo al trastorno depresivo.
En un mes como el de septiembre, no es raro ver a alguien de nuestro alrededor con el cada vez más conocido problema de depresión otoñal o astenia otoñal, sin embargo, este asunto lo dejaremos para otra ocasión y nos centraremos ahora en el trastorno depresivo propiamente dicho.
Al hablar de depresión estamos refiriéndonos a un problema de gran importancia clínica y que a pesar de tener una menor incidencia que los trastornos de ansiedad, está presente en un número muy importante y cada vez más elevado de la población, apareciendo tanto en la etapa de la niñez, como en la adolescencia, la juventud, la adultez o la vejez. La depresión es un trastorno del estado de ánimo persistente que puede llevar a los sujetos que lo padecen, ante la falta de estrategias para vencerlo, a la pasividad y renuncia.
Entre los síntomas y signos más comunes que padece una persona con depresión, podemos encontrar los siguientes:
– Estado anímico depresivo la mayor parte del día presentando emociones de tristeza y lloros principalmente.
– Cambios en los hábitos de sueño.
– Cambios en el apetito o el peso corporal.
– Disminución del interés o de la capacidad de experimentar placer con la mayoría de actividades con las que antes disfrutaba.
– Pensamientos recurrentes relacionados con la muerte o el suicidio.
– Sentimientos de culpa o inutilidad.
– Sensación de falta de energía.
– Disminución de la capacidad de concentración.
– Agitación o enlentecimiento psicomotor.
Un aspecto importante que podemos preguntarnos ante la duda de poder estar sufriendo un trastorno depresivo, está relacionado con la satisfacción o insatisfacción que se siente con las actividades diarias en los diferentes ámbitos cotidianos de nuestras vidas, ya que la insatisfacción en este sentido, podría ir relacionada a una disminución de actividad general de la persona, a cambios emocionales intensos, a una baja autoestima, cambios fisiológicos, … aspectos que deben ser tratados cuanto antes.
Estamos ante una problemática que puede empezar a cualquier edad, tal y como he apuntado anteriormente, sin embargo, como promedio puede comenzar sobre la tercera década de la vida, aunque cada vez la tendencia es a ir apareciendo antes.
A parte del trastorno depresivo mayor, otros problemas también muy conocidos en el grupo de los trastornos del estado del ánimo, son los trastornos bipolares, problemas de los que hablaremos en otra ocasión.
En cualquier caso, si cumple con algunas de las características comentadas anteriormente en este artículo, le recomiendo que visite lo antes posible a un profesional, ya que la depresión es un problema que se agrava rápidamente y con suficiente intensidad como para que la persona que la sufre se vea amenazada en su día a día, puede obtener más información sobre el trastorno en http://consultalauraruiz.com/tratamientos/depresion/ .

 

 
Psic. Laura Ruiz Jurado

 

 

Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear