Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

Seguro que en más de una ocasión has estado en alguna conversación en la que has pensado que tu interlocutor no estaba siendo del todo sincero en lo que decía, que de alguna manera se estaba autoengañando en algún sentido entre palabra y palabra, es más, si echas un vistazo hacia atrás por encima de tu propio hombro, seguro que te ha pasado a ti mismo en diversas situaciones en las que te hayas sorprendido modificando la realidad al contarla, y es que el autoengaño nos ayuda a transformar la realidad en una versión más positiva para nosotros mismos de los hechos que, de otra manera, no sabríamos aceptar adecuadamente y, además, nos ayuda a dar esa otra esperanzadora realidad también a los demás ya que, si funciona de esta manera para nosotros mismos, podríamos camuflar también la otra realidad para el resto de personas.
Al estar ante un autoengaño podemos encontrarlos de dos tipos principalmente haciendo dos grandes grupos, el tipo consciente, cuando intentamos de esa manera consciente convencernos de algo, y el inconsciente, el tipo que se hace realidad cuando uno se miente a sí mismo sin saberlo, es decir, cuando nuestro cerebro retira de la parte consciente la información verdadera de un hecho y la transporta a la parte inconsciente. La función de este mecanismo es la de evitar una realidad que no somos capaces de afrontar por diversas circunstancias, de esta manera nos permite mantener un equilibrio psicológico y emocional hasta que se obtengan las herramientas más adaptadas para poder afrontar la situación, por tanto, se puede interpretar como un mecanismo de defensa para autoprotegernos de las consecuencias negativas de un hecho de la realidad que no sabríamos asimilar.
Es importante señalar que no siempre la persona que utiliza el autoengaño se siente bien o liberada del hecho en cuestión, es común que pueda experimentar sensaciones relacionadas con ansiedad, depresión o estrés como, por ejemplo, tensión muscular o alteración del sueño y del apetito entre otros, por ello, si la situación que ha provocado el autoengaño es una situación traumática para la persona, es necesario trabajarla y conseguir aprender herramientas de superación, de lo contrario, podrían empeorar los problemas desencadenados de ella.
Darse cuenta del uso del autoengaño requiere en primer lugar de una capacidad de introspección y autoanálisis por parte de la persona que lo utiliza, a veces puede ser utilizado como algo puntual, pero debemos tener en cuenta que en otras ocasiones, hay personas que lo usan como un hábito, es muy importante intentar ser conscientes de ellos para poder trabajarlos ya que es la base para un cambio en tu estilo de vida que te procure un mayor autoconocimiento y seguridad en ti mimo, de lo contrario ese uso común del autoengaño te puede llevar a una situación en la que te acomodes sin cuestionarte lo que ocurre alrededor y por tanto, sin un pensamiento crítico y reflexivo que opere de manera eficaz ante las situaciones de la vida.

Psic. Laura Ruiz Jurado

 

Artículo publicado en diario web El Económico.

 

http://eleconomico.es/hemeroteca   (892 / 12-5-17)

 

 

 

Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear