Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

¿Cuesta o no volver a la rutina tras las vacaciones? ¿Qué hay del famoso síndrome depresivo postvacacional? ¿Se puede ser feliz durante la vuelta al trabajo? Todas estas cuestiones tienen diferentes respuestas dependiendo de la persona a la que estemos dirigiéndonos.

Empecemos por la primera. Teniendo en cuenta que los cambios, las rutinas y los hábitos cuestan trabajo a la hora de comenzarlos y de mantenerlos a largo plazo, la respuesta más acertada sería que sí, que claro que es normal que cueste volver tras las vacaciones a nuestro día a día. Esto no quiere decir, sin embargo, que le cueste a todo el mundo. Hay personas a las que les viene bien un cierto nivel de actividad diario y prefieren volver a sus quehaceres. Otras están enamoradas de sus trabajos y la vuelta significa retomar aquello que les apasiona o comenzar nuevos objetivos que emprender. Pero, para aquellos a quienes sí les cuesta volver a la rutina, ¿cuánto nos puede llevar adaptarnos de nuevo? Pues me temo que depende también. Por lo general, no debería costar más de unas horas o unos días, aunque hay personas a las que les cuesta semanas, ¿significa esto que tengo una depresión? Pues no necesariamente. Hay personas que pueden tener un episodio depresivo en la vuelta de las vacaciones, sí, pero para ello se deberían dar una serie de signos y síntomas durante un tiempo determinado. A veces, simplemente, podemos estar más tristes en algunas épocas o momentos del año sin que esto signifique siempre que tenemos un trastorno depresivo mayor.

¿Se puede entonces ser feliz en la vuelta al trabajo o al cole? Sí, claro que sí. Muchas personas lo son, aunque no sea la norma. Hay niños a los que les cansa periodos vacacionales largos o a los que les gusta estudiar. Lo mismo ocurre con los adultos y la vuelta al trabajo, a los estudios, al deporte… Si no es tu caso, no pasa absolutamente nada. Seguro que existen motivos por los que es diferente para ti, además, no todos somos iguales ni debemos serlo. Nuestras condiciones de vida son distintas.

Aún así, te dejo algunos consejos por si crees que alguno de estos casos puede ser el tuyo:

1“No me gusta el trabajo que tengo”. Puedes preparar un plan de acción para trabajar en una búsqueda de empleo activa o para combinar tu tiempo con algún estudio que te permita prosperar y sientas que estás trabajando en un cambio.

2“No tengo ganas de volver a las rutinas de alimentación y deporte”. Escribe una lista, traza un plan de acción gradual o pide ayuda profesional para ello.

3“No me llevo bien con las personas de mi trabajo”. Dependiendo del motivo, trabaja en habilidades sociales y en técnicas de solución de conflictos, pide ayuda o busca otro empleo.

4“No me hace feliz la rutina”. Busca el motivo, ¿el trabajo, la pareja, la falta de ocio…?

5“Me siento extremadamente triste durante mucho tiempo”. Pide ayuda profesional.

Laura Ruiz Jurado

Artículo publicado en el diario web El Económico

http://eleconomico.es/hemeroteca (1002 / 06-09-19)

Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear