Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

En la cultura en la que vivimos, el consumo de alcohol es una actividad social importante para compartir o celebrar momentos especiales o del día a día cotidiano. Por ello, no es extraño ver reuniones de amigos tomando unas cervezas, observar parejas brindando con unas copas de vino, abrir botellas de cava para festejar ocasiones… Especialmente en verano o fiestas señaladas, y es que el consumo moderado de alcohol, no sólo está bien visto en nuestra sociedad, sino que en principio, no tiene por qué significar un problema en sí mismo, aunque es cierto como bien sabemos, que sí puede llegar a convertirse en uno.
El consumo de alcohol puede comenzar a convertirse en un problema para la persona, incluso llegando a desarrollar una adicción al alcohol, cuando aparecen ciertos signos o síntomas como los siguientes: cuando la persona comienza a descontrolar en la cantidad que bebe de alcohol al día, así como en el tiempo entre una toma y la siguiente, es decir, cuando se necesita tomar cada vez más cantidad y más a menudo para conseguir los mimos efectos que se notaban antes. Cuando el consumo se convierte en una necesidad, es decir, cuando la persona no tiene acceso al consumo de alcohol, sufre emociones de ansiedad entre otras, o al dejar de consumir aparecen síntomas de abstinencia. Cuando se descuidan otras actividades y relaciones, es decir, cuando los diferentes ámbitos de la vida de la persona se van dejando de lado y cada vez se dedica más tiempo y esfuerzo al consumo o cuando la persona se ve incapaz de controlar el consumo de alcohol.
El alcohol es un depresor del sistema nervioso central, de manera que deprime nuestro sistema haciéndolo más lento, por ello, las personas que lo consumen en grandes cantidades pueden llegar a perder la conciencia o incluso quedarse dormidos. Algunos daños que puede causar el consumo excesivo de alcohol pueden ser: problemas en el hígado, posibilidad de aparición de cáncer en diferentes zonas del organismo, alteraciones del sistema gastrointestinal o debilidad muscular entre otros. En algunos casos más graves, puede aparecer una intoxicación aguda, en estos casos con la presentación de hipoglucemia se puede llegar al consecuente fallecimiento del individuo.
Se estima que un porcentaje elevado de pacientes psicológicos consumen alcohol para evadirse de los síntomas de otras patologías psicológicas, es el caso de algunos tipos de ansiedad o de miedos, como en la fobia social, en la que algunos individuos se sienten más desinhibidos bebiendo alcohol para poder relacionarse con los demás, por ello, se debe tener mucha precaución con su consumo para no convertirlo en un hábito o dependencia. También se debe tener precaución en el ambiente que se crea en los hogares, cuando por ejemplo, se crece entendiendo el alcohol como un estado de bienestar, alegría o de reducción de todos los males.
Como se puede apreciar, por la gravedad, se recomienda asistir a intervención lo antes posible ante la aparición de signos del problema.

Psic. Laura Ruiz Jurado

Artículo publicado en diario web el Económico
http://eleconomico.es/hemeroteca   (810/04-09-2015)
Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear