Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

En una sociedad en la que cada vez parece que prima más la cantidad de amigos que uno tiene, grupos para salir, grupos de deporte, redes sociales, páginas de contactos… Y no tanto la calidad. ¿Abrimos las puertas a personas tóxicas? ¿Somos alguna vez todos personas tóxicas?
Somos seres sociables y en general, es positivo sentirnos apoyados y poder apoyar a nuestros amigos, seres queridos, etc. Sin embargo, en algunas ocasiones las relaciones se convierten en experiencias negativas y nos hacen pasar por sensaciones de estrés o sufrimiento emocional, es entonces cuando hablamos de personas o relaciones tóxicas.
En diferentes momentos de nuestra vida, como ante la falta de madurez, los sentimientos de soledad o ciertas vulnerabilidades, situaciones en las que necesitamos más apoyo y aceptación de los demás, suele ocurrir que abrimos con más facilidad las puertas a las personas que van apareciendo en nuestra vida, sin embargo, no siempre encontraremos lo que nuestras expectativas predecían.
Las características de las personas o relaciones que se pueden considerar como “tóxicas” podrían contener entre otras un nivel alto de negativismo, si bien es cierto que todos podemos tener en cierta medida épocas o momentos de negativismo, es el convertirse en una constante lo que lo hace especialmente tóxico, también podrían ser personas que no escuchan y que tan sólo requieren atención de los demás, así como la tendencia a hacer sentir mal a las personas de su entorno, señalando continuamente los defectos de una forma poco constructiva, por otro lado, en toda relación pueden aparecer ciertos desencuentros, sin embargo, las personas o las relaciones tóxicas hacen que te sientas mal sin preocuparse por ello, es decir, utilizan poco su empatía. Algunas personas con estas características podrían llegar incluso a presionarte a que hagas cosas con las que no te sientes bien pero que a ellos sí les interesa, sin pensar en lo que te gusta o te haría feliz en tu caso, pasan los límites de las relaciones y se resisten a cambiar o a ceder en su relación con los demás.
En resumen, una persona tóxica es aquella que no te permite avanzar y te desgasta emocionalmente, consiguiendo más que dando. Es cierto que todos en cierta medida o en algunas relaciones hemos podido comportarnos como personas tóxicas en algún sentido, sin embargo, no todo el mundo tiene que ser tóxico para todo el mundo, y además, toda persona tóxica puede cambiar, pero lo cierto es que se trata de que tu mismo concluyas qué es tóxico o no para ti y pongas soluciones, de lo contrario la situación alterará tu estado anímico y tu autonomía. Ante tu decisión, habrá quienes no lo comprendan y no te respeten, o quienes intenten que vuelvas a lo que se supone que deben ser las relaciones en la sociedad, no tienen porque entenderlo ni compartirlo, como he dicho, una persona tóxica puede serlo para ti y no para otros, simplemente respeta tu propia decisión.

Psic. Laura Ruiz Jurado

Artículo publicado en diario web El Económico

http://eleconomico.es/hemeroteca (848 / 10-06-16)

Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear