Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

En la actualidad, vivimos mirando a nuestro alrededor sin observar, con unos cristales empañados por aspectos culturales y sociales que nublan la realidad, un concepto individual y diferente para cada uno, cierto, pero lejos de ser lo que a menudo nos parece percibir.
No es raro encontrar a personas en consulta que te comentan la baja tolerancia a la frustración que tienen ante las diferentes situaciones en la vida o la impotencia y el sufrimiento que les acarrea la necesidad de controlar cada instante, cada acontecimiento, cada relación, cada emoción, cada pensamiento… sin conseguirlo. Vivimos en una sociedad en la que priman los deseos de conseguir la felicidad cueste lo que cueste, a toda prisa, sin pensar en las consecuencias, una felicidad que para cada uno reside en diferentes áreas, ya sea la material, las relaciones interpersonales, las emociones duraderas…, por ello, a menudo luchamos contracorriente para conseguir ese móvil que deseamos, para buscar instantes de emoción intensa, para conseguir estar junto a la persona que añoramos… sin darnos cuenta que vivimos mirando hacia un futuro incierto, o anclados en un pasado de culpas por lo que hice o reproches por lo que quiero cambiar en mi futuro.
Mientras tanto, el presente, que en algún momento fue ese futuro y por el camino ya se ha convertido en pasado, sigue pasando, como en una cinta transportadora, ése no para un instante, incluso en ocasiones, no lo vemos, no somos conscientes de él, dejando por el camino aprendizajes y experiencias que tampoco volverán. Se trata entonces de una manera de vivir que lejos de llevarnos a experimentar esa ansiada felicidad que nos aleje del sufrimiento, nos frustra continuamente en cuanto conseguimos lo que queremos, en cuanto quién tenemos delante nos niega lo que nos daba, en cuanto la emoción ansiada baja de intensidad… volviendo a llevar nuestra atención rápidamente al futuro, esperando que llegue lo siguiente que nos haga sentir algo más de esperanza nuevamente. Olvidamos que se trata de vivir el presente, de vivir más en equilibrio que en cantidad o en extremos, aceptando por tanto las situaciones actuales para poder vivir en él, lleven éstas puesta la etiqueta de “positivo” o “negativo”, aceptando, que durante la vida todas las personas vivimos en determinados momentos o situaciones, emociones desagradables e incluso padecemos dolor, emociones que tendemos a rechazar, olvidando que son naturales y necesarias, tanto como la felicidad y el bienestar, cada una para su situación y su momento, y que no podemos estar evitando continuamente su enfrentamiento, ya que lo único a lo que nos conduciría sería al sufrimiento y a la frustración, en ocasiones más relacionado incluso a lo patológico, de ahí la importancia de saber manejar el equilibrio emocional, desde la aceptación más que desde la necesidad de control, recordando que sin presente no hay posibilidades, ni entorno, por ello, para ahora y gira hacia él, empieza a observarlo y trae de vuelta tu atención a este mismo momento.

 

Psic. Laura Ruiz Jurado

 

Artículo publicado en diario web el Económico
http://eleconomico.es/hemeroteca/      (786/27 – 02 – 2015)
Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear