Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

El ambiente laboral ya no es el que era, con la globalización, los cambios y la competitividad, los trabajadores nos adaptamos a un mundo laboral que desprende y contamina tensión, rivalidad y, a menudo, relaciones estresantes que hacen que las personas implicadas sufran por estas causas. Con todo ello, es más frecuente poder escuchar o vivir casos relacionados con el famoso mobbing o acoso laboral, problema que aparece cuando entre los miembros implicados hay un conflicto que los posiciona en dos partes bien diferenciadas, por una lado está el acosador o acosadores, que son quienes realizan el daño y por otro lado, está la víctima que recibe los acosos de tipo psicológico normalmente, pero que con el tiempo puede terminar siendo de tipo físico e incluso sexual.
Los acosadores son las personas que están en disconformidad laboral por algún motivo, normalmente por tener objetivos que creen que no conseguirán por culpa de la otra persona (víctima), a la que ven como un impedimento para lograr sus metas. Estas personas son por tanto las que realizan el abuso de manera consciente para intentar conseguir sus intereses, y en ocasiones, esto pasa por lograr que la otra parte abandone su puesto de trabajo o contaminando el ambiente laboral para lograrlo. Las partes que realizan el acoso pueden ser superiores que están buscando desprenderse de algún trabajador, pero también pueden ser compañeros que compiten para ascender o incluso, trabajadores que no aceptan ni respetan a sus nuevos superiores. La manera en que un acosador actúa puede ir desde una amenaza o provocación, hasta insultos directos, rumores, gritos, críticas continuas, invasión de la privacidad, proponer objetivos imposibles de cumplir, saturar con sobrecarga laboral, etc.
Las víctimas por tanto pueden ser desde jefes a trabajadores que en ocasiones no saben ni siquiera que están sufriendo mobbing, hay veces que se culpan de las situaciones que viven o temen no sentirse apoyados para defenderse. Hay muchos síntomas y signos característicos de una persona que está siendo acosada en su puesto de trabajo, por ejemplo, es común que sientan ansiedad ante la presión que tienen que vivir día a día con los acosadores, miedo, frustración por la vivencia repetida a pesar de no buscar conflictos, impotencia por no saber cómo reaccionar, baja autoestima por la falta de valoración de su trabajo, depresión, etc. Pero también podrían aparecer a largo plazo incluso enfermedades físicas como problemas cardiovasculares o gastrointestinales por este estrés continuado.
Para hacer frente a esta situación tan problemática y habitual a día de hoy, es indispensable que la persona que lo sufre sea consciente de su derecho al respeto y a la dignidad por parte de los demás. Es recomendable que aprenda habilidades sociales para saber hacer frente a la situación protegiendo su autoestima y pidiendo ayuda si fuera necesario a familiares, compañeros, apoyo psicológico y legal. Por otro lado, si somos observadores, no debemos olvidar que la ayuda para terminar con este tipo de situaciones es fundamental.

 

Psic. Laura Ruiz Jurado

Artículo publicado en diario web El Económico

http://eleconomico.es/hemeroteca   (862 / 07-10-16)

Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear