Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

Así comenzaba la canción del grupo musical español Viceversa, popular en los años 90 entre jóvenes y adolescentes. Y con la llegada de éste llegaban, y llegan también, las canciones de verano, los helados, el olor a salitre y también a cloro… estímulos que nos generan emociones según recuerdos guardados en rincones de nuestros archivos mentales.

Para algunos el verano es igual a alegría, a ganas de salir a disfrutar de los chiringuitos o a aprovechar al máximo el tiempo con actividades, para otros es sinónimo de inactividad, de estado anímico deprimido o de cansancio, no todos vivimos las mismas situaciones de igual forma, y por tanto, el verano tampoco significa lo mismo para todo el mundo.

De cualquier manera ¿cómo podemos enfocar y aprovechar al máximo el verano o nuestras vacaciones? En primer lugar os recomiendo centraros en qué es lo que necesitáis cada uno de vosotros, y no en lo que debería ser un verano, es importante no generarnos expectativas irrealistas y que luego nos sintamos frustrados por no haber tenido las vacaciones o el verano de nuestras vidas. Normalmente, durante el año se va acumulando tensión o estrés, y es esto precisamente lo que la mayoría de personas reclaman necesitar liberar, pero a veces hay personas que no padecen este problema durante el año y también quieren aprovechar sus vacaciones estivales para poder mejorar en algún sentido de sus vidas. Veamos recursos entonces planteando tres posibles necesidades distintas:

  • Necesidad de liberar estrés o tensión: podemos probar a dejar de lado las acciones que normalmente nos generan o recuerdan la presión y quitarnos el reloj de la muñeca u olvidar el calendario, aunque también podemos incluir otros cambios en las rutinas como en la manera de vestir habitual para ir a trabajar o las horas de ingesta. Es recomendable mantener un hábito deportivo para liberar estrés o ansiedad, así como planificar actividades recreativas que te gustaría y no puedes realizar de normal, siempre sin llenar el día de actividades e incluyendo algunas tranquilas como la lectura, el cine o salir a pasear por entornos naturales. Técnicas de autorregulación como la respiración diafragmática, la relajación progresiva o mindfulness te ayudarán a reducir el estrés y aumentar la autorregulación y el equilibrio emocional.

  • Necesidad de estimulación emocional: si lo que buscas es mantener un estado anímico adecuado y alejado de la rutina y del estado deprimido, es recomendable que leas una buena novela de verano, que escuches música alegre, que tomes el sol para ayudar al organismo a producir vitamina D, relacionada con la felicidad, y que hagas deporte aeróbico con el fin de liberar endorfinas.

  • Necesidad de aumentar nuestra autoestima: si lo que buscas es fortalecerte de cara a la vuelta a la rutina, entonces puedes trabajar en desarrollar herramientas personales, busca un libro de habilidades sociales (totalmente relacionadas con la autoestima), trabaja en una lista de autocuidados durante este tiempo o pide ayuda profesional aprovechando la libertad de horarios.

 

Psic. Laura Ruiz Jurado

Artículo publicado en diario web El Económico

 

http://eleconomico.es/hemeroteca   (949 / 13-7-18)

Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear