Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

Un gesto de tu cara, una mirada que lo dice todo, tu postura corporal ligeramente inclinada hacia la otra persona que tienes delante… parecen las palabras de un poema, pero es mucho más que eso, estamos refiriéndonos a la comunicación no verbal que transmitimos al resto de personas cuando sin decir nada por nuestra boca, estamos transmitiendo mucho con todo nuestro cuerpo.
La comunicación no verbal se refiere a un conjunto de habilidades que utilizamos con nuestro cuerpo para transmitir o devolver información a la otra persona mientras nos comunicamos, por ejemplo con nuestra expresión facial o corporal.
La mayoría de las veces la comunicación verbal y no verbal se usan juntas para poder expresar mejor a nuestro interlocutor lo que queremos transmitir, otras, las usamos separadas, ya que tan sólo querremos expresar a la otra persona que le estamos escuchando, que le entendemos, le desaprobamos, que nos está sorprendiendo lo que cuenta,… dependerá de la situación, y aunque en ocasiones es más difícil controlar nuestra expresión no verbal que la verbal, es posible aprender a regularlo para poder comunicarnos de una manera más eficaz.
Tanto la comunicación verbal como la no verbal son habilidades que se aprenden y que se pueden modificar por tanto, para ayudarnos a transmitir mejor a los demás nuestros estados anímicos, opiniones, etc. y para ajustarnos mejor a la hora de ser eficaces en esa comunicación y no tener problemas en el ámbito social, con la pareja, en el trabajo… ya que de lo contrario si tenemos un problema de agresividad al expresarnos o de tender a una actitud más pasiva no lograremos comunicarnos con eficacia y por tanto tendremos más conflictos sin resolver adecuadamente con el resto de personas de nuestro entorno.
Algunos ejemplos de lo que puedes empezar a practicar para regular la comunicación no verbal irían encaminados a lograr una expresión más asertiva, por ejemplo:
  • Gestos faciales: sonríe de vez en cuando, abre los ojos si te dicen algo sorprendente, evita movimientos nerviosos y demasiado pasivos, ya que no le transmitirás a la otra persona que te interesa lo que te dice.
  • La mirada: mediante los ojos expresamos cualquier emoción ya sea alegría, tristeza, miedo… es necesario mirar a tu interlocutor a los ojos, puedes hacer pequeños saltos en la vista para no intimidar demasiado, pero la mayor parte del tiempo debe haber contacto visual, evita desviar continuamente la mirada o bajar la vista al suelo, ya que mostrarás timidez o falta de interés.
  • Expresión corporal: mueve las manos mientras hablas para apoyar tus palabras mejor, pero evita moverlas en actitud acusadora ya que hará que la otra persona se ponga a la defensiva, no te cruces de brazos o te gires a mirar hacia otro lado mientras escuchas, ya que mostrarás indiferencia.
 
Y recuerda con la comunicación no verbal transmites, y te permite captar mejor lo que la otra persona quiere expresar, lo que te ayudará a poder comprender mejor a los demás.

 

Psic. Laura Ruiz Jurado

Artículo publicado en diario web El Económico

http://eleconomico.es/hemeroteca   (876 / 20-01-17)

Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear