Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

Piensa por un momento con cuántas personas podrás llegar a cruzarte a lo largo de toda tu vida. ¿Podrás gustar a todas ellas? ¿Te evaluarán todas ellas de manera negativa? Seguramente, la respuesta que habrás dado en ambos casos será que no, que es imposible agradar a todo el mundo, pero que a su vez, tampoco desagradaremos a todos ellos. ¿Verdad? Pero entonces, ¿por qué nos cuesta tanto aceptar esto mismo y nos afectan tanto las críticas de los demás?
Ahora piensa en cada vez que alguien del planeta ha decidido probar suerte en un sueño, en un viaje, en una nueva experiencia, en un negocio, en una relación… ¿Habrá recibido críticas o apoyo? Seguramente, habrá recibido ambas opciones en una gran cantidad de las veces. ¿Qué ocurre esas veces? ¿Sale siempre mal? ¿Sale bien? Efectivamente, dependerá.
Y es que cuando nos dejamos llevar por las opiniones, las críticas, el rechazo, el “¿Y si piensan mal de mí?”… Lo que ocurrirá será que siempre estaremos retenidos por nosotros mismos, sí como lo lees, no por los demás, sino por ti mismo, tú serás quien te pongas las esposas y tires la llave al mar por miedo a equivocarte, por miedo a que te juzguen, por miedo a “no valer”, y desde ahí nunca podrás volar y aspirar a lo que realmente quieras alcanzar, no podrás conocer algo diferente a tus propias cuatro paredes que te envuelven y no podrás experimentar lo que significan las palabras volver a empezar, porque tu zona de confort será demasiado cómoda como para agarrar la llave y volver a abrir, afrontando todo ese gran universo desconocido y misteriosamente atractivo a la vez.
Es por esto por lo que no puedes permitirte no creer en ti, deberás salir de tu zona de confort y creer por encima de todo en quién eres, aprendiendo a valorarte cuando las cosas salgan bien y así lo merezcas, también a creer en ti cuando roces tus sueños al fin, cuando creas que aún después de todo, no estás perdido, cuando la vida te sonría y la buena suerte te acompañe del brazo, también deberás creer en ti, pero especialmente, deberás creer en ti cuando te digan que no vas a poder, cuando señalen tu equivocación con una sonrisa, cuando ante amaneceres grises te cueste reconocer los colores que sabes que tiene la vida, cuando la motivación se desmigue tras de ti y cree un falso rastro que te confunda, también cuando debas rectificar el camino que dejaron tus huellas, entonces, aún deberás creer con más fuerza en ti mismo, y aprender a reconocer tus límites y a reconocer también las lecciones de tu propio interior, esas que pueden encontrar una nueva manera de mirar las cosas aunque siempre estuvieran ahí, en el mismo lugar, porque volver a empezar no significa haber fracasado, sino tener la oportunidad de observar de una manera diferente, mejorar y continuar aprendiendo.

Psic. Laura Ruiz Jurado

Artículo publicado en diario web El Económico

http://eleconomico.es/hemeroteca   (836/ 16 – 3 – 2016)

Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear