Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

Con el paso de los años, algo que ya preveíamos y está ocurriendo en la actualidad, es que a menudo entre las conversaciones cotidianas, cada vez es más común escuchar alguna alusión sobre lo estresados que estamos. Lo cierto es que los estudios, el trabajo o la falta de éste en tiempos de crisis, el ir de un lado a otro con las actividades extraescolares de los niños, conciliar la vida laboral y familiar,… y en general, la manera de vivir que tenemos actualmente, nos lleva a que, por diferentes causas, las personas vivan cada vez más estresadas, sin embargo, ¿sabemos qué es exactamente el estrés?
Con estrés, nos referimos a un desequilibrio que ocurre entre un suceso y los recursos que tiene la persona para hacer frente a este acontecimiento. Es decir, cuando acontecimientos que implican intensas demandas para la persona, sean internas (que nos ponemos a nosotros mismos) o externas (que proceden del exterior), y que son excesivas en relación a los recursos que se poseen para hacer frente a la situación, es cuando aparece el estrés mediante diferentes reacciones fisiológicas y mediante desencadenantes que movilizan las respuestas y recursos. Los acontecimientos desencadenantes pueden ser de muchos tipos, algunos hacen referencia a separaciones, otros a muertes o accidentes, otros a despidos…
Algunas consecuencias emocionales por el estrés podrían incluso llegar a producir ansiedad o depresión, ciertos síntomas que te pueden indicar si estás sufriendo estrés pueden ser: dolor de cabeza, tensión muscular, mal humor, falta de concentración o problemas para mantener un sueño reparador entre otros.
Algunas de las estrategias que pueden ayudar a combatir el estrés, tienen como objetivo principal tanto ayudar a prevenir o controlar las excesivas demandas que vienen del entorno de la persona, como también las demandas que vienen de la propia persona, ayudando a quienes lo padecen a afrontar la situación de una manera lo más saludable y adaptativa posible. Algunas de estas técnicas pueden referirse al aprendizaje de métodos de respiración o relajación mediante técnicas proporcionadas por especialistas, realizar algún tipo de deporte, ajustes en la alimentación, aprender habilidades de comunicación que se basen en un aprendizaje en marcar límites al exceso de demandas, organizar los tiempos de trabajo y de ocio, y en general, a un conjunto de técnicas orientadas hacia un cambio de actitud más positivo que pueda modificar y organizar el ambiente turbio en el que se mueve la persona.
En ocasiones, la aceptación también nos ayudará muchas veces, ya que unos mínimos de estrés en ciertas situaciones no lo podremos evitar, de lo contrario nos sentiremos frustrados e impotentes, por ejemplo, ante una futura entrevista de trabajo o un próximo examen, sin embargo, sí podemos aprender a realizar cambios que lo hagan más llevadero, ya que un nivel de estrés excesivo afectará tanto física como emocionalmente, el estrés crónico puede llegar a disminuir las defensas debilitando nuestro sistema inmunológico y haciéndonos más vulnerables a diferentes patologías, por ello, es importante aprender a regularlo.
Psic. Laura Ruiz Jurado

Artículo publicado en diario web el Económico.

http://eleconomico.es/hemeroteca/  (798/22-05-2015)

 

Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear