Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

A veces podemos encontrarnos ante la pregunta de si acudir o no a terapia psicológica y qué encontraremos una vez allí. En nuestra sociedad, es fácil encontrar a personas que en algún momento de sus vidas se plantean la necesidad de acudir a terapia psicológica al encontrarse ante situaciones y problemas que no saben cómo afrontar, problemas que pueden ser de tipo emocional, conductual o cognitivo, situaciones que pueden provocar miedo, tristeza o incluso la evitación de la propia situación en sí misma, hablamos en definitiva de aspectos que deben tratarse en la consulta de un profesional en psicología, la mayoría de las veces, para poder encontrar la solución más eficaz a cada caso. Es necesario acudir a terapia cuando nos encontremos ante la aparición de conflictos y sufrimiento emocional, ante conductas o pensamientos problemáticos que nos hacen padecer o ante síntomas que nos incapacitan y no nos permiten actuar de una manera adecuada.
Entre una gran diversidad según el caso, los síntomas y signos que pueden aparecer son: ideas repetitivas o imágenes dolorosas que no podemos quitarnos de la mente, nerviosismo excesivo que no sabemos controlar en situaciones concretas, pérdida significativa del interés hacia actividades con las que antes disfrutábamos, aparición de emociones negativas que provocan malestar en nuesro día a día cotidiano y un largo etcétera. Es importante señalar que este tipo de situaciones requieren una atención temprana, ya que de lo contrario, podemos correr el riesgo de encontrarnos con un agravamiento de los síntomas, siempre según el caso en concreto. Pero no sólo podemos acudir a terapia psicológica ante este tipo de situaciones, atrás quedó la época en la que ir a la consulta del psicólogo se reducía a la aparición de un trastorno mental. Hoy además de estos motivos hay muchos otros que pueden ser tan diversos como, por ejemplo, problemas cotidianos o aspectos como la mejora de la calidad de vida. En este sentido algunos de ellos pueden estar relacionados con al educación de nuestros hijos, el aprendizaje de herramientas para la organización o la solución de problemas, la mejora del propio rendimiento laboral, la adquisición de habilidades sociales, el conocimiento hacia uno mismo…
Finalmente, ante la duda de qué podemos encontrar en la consulta, normalmente, la forma de intervenir contempla una primera evaluación del sujeto para concretar el diagnóstico, los objetivos de tratamiento y las técnicas a utilizar, la propia intervención en sí misma para adquirir los aprendizajes necesarios y el seguimiento posterior a la intervención. Por otro lado, también podemos optar a un tipo de intervención mucho más simple cuando lo que necesitamos es una orientación o prevención en un área concreta de nuestras vidas.
Por tanto, ante alguna de las situaciones anteriores, lo más recomendable es solicitar información y ayuda con el objetivo de sentirse acompañado a la hora de volver a coger las riendas de nuestra vida, decidiendo junto al profesional, las herramientas y los pasos a seguir en todo momento.

 

Psic. Laura Ruiz Jurado

Artículo publicado en diario web el Económico

http://eleconomico.es/hemeroteca/      (774 – 21 / 11 / 2014)

Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear