Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

Si hay una necesidad básica que todas las personas necesitamos para vivir nuestra vida con plenitud y tranquilidad, ésa es la salud. Todos necesitamos de ella para la vida en sí, pero además, tan solo la idea de su posible falta provoca un temor que persigue a muchos a diario. Aún así, conviene ser conscientes de que nos pueda faltar a todos en algún momento de nuestra vida.
¿Qué ocurre cuando alguien es diagnosticado de una enfermedad crónica? Depende, no todo el mundo encara esta situación de la misma manera. Depende de la enfermedad, de la interpretación de la persona que es diagnosticada, de si hay antecedentes en la familia o no, de la gravedad o fase del diagnóstico… pero algo crucial será la aceptación de la enfermedad. Lo primero a lo que alguien se aferra al ser diagnosticado de cualquier enfermedad es a encontrar la manera de salir de ella lo más pronto posible, pero el matiz de “crónica” la hace diferente. Es cierto que nadie quiere enfermar, pero aceptar no significa abandonarse o dejarse perder, significa emprender una nueva actitud eficaz hacia la nueva situación que se presenta.
Algunos consejos sobre aceptación serían:
  • No niegues la enfermedad. Cuanto más tiempo fantasees con la posibilidad de que los médicos se hayan equivocado en el diagnóstico, más tiempo tardarás en comenzar a cambiar tu actitud hacia la nueva situación.
  • Pregunta y pide información a tus especialistas sobre la enfermedad que padeces. Saber las consecuencias, los síntomas, los posibles niveles o ejercicios que se puedan realizar nos puede ayudar a descubrir que quizás no sea tan grave nuestra situación. Muchas veces nos asustamos ante la idea de una enfermedad, pero no todas presentan la misma gravedad, conocerla te puede ayudar a liberar gran parte de la tensión.
  • Fíjate más en los síntomas que en la etiqueta. Por ejemplo, la etiqueta “cáncer” puede asustar muchísimo, pero lo cierto es que hay muchos tipos de cáncer, mucha sintomatología distinta, diferentes niveles, etc. No todas las personas que padecen esa enfermedad pasan por situaciones graves, en muchas ni tan siquiera se realiza tratamiento farmacológico.
  • Llora siempre que lo necesites. Al ser diagnosticadas muchas personas intentan hacerse las fuertes delante de los demás, pero llorar es algo natural y necesitamos expresar lo que sentimos con los seres más cercanos.
  • Planifícate. No te cruces de brazos en modo “bloqueo”. Necesitas un tiempo para digerir todo lo que te está ocurriendo, pero tras ese periodo deberías pasar a la acción, tu vida sigue y tienes que adaptarte a la nueva situación. Seguro que hay cosas que puedas hacer, pregunta a tu especialista sobre acudir a otros profesionales o aprender nuevos hábitos.
  • No vivas en el pasado. Pensar que uno ya no será como antes no nos aporta nada positivo. ¡Nunca lo somos! La vida cambia, nos transformamos por ella en personas distintas. Se trata de adaptarnos y evolucionar, no de aferrarse a aquello que fue.

Psic. Laura Ruiz Jurado

Artículo publicado en Diario web El Económico

http://eleconomico.es/hemeroteca (959 / 11 – 10 – 18)

Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear