Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

Tras la etapa del embarazo y con la llegada de un nuevo miembro familiar, normalmente esperamos ver madres llenas de felicidad ante el acontecimiento, sin embargo, esto no siempre es así, en ocasiones puede aparecer una depresión postparto que, aunque puede darse en el transcurso del embarazo, suele ser tras el parto cuando aparece el mayor número de veces.
Este trastorno viene de la mano de las nuevas responsabilidades y cambios de vida que se suceden tras el nacimiento de un bebé y no tiene una duración determinada, en los casos más leves puede durar unas horas, pero en otros puede durar desde unas semanas hasta complicarse a largo plazo y llegar a ser un trastorno grave de no recibir tratamiento.
Los motivos de su aparición suelen recogerse en los siguientes grandes grupos:
– Cambios psicológicos: con la llegada del bebé pueden aparecer presiones en los pensamientos sobre los cuidados que debe recibir el nuevo miembro de la familia, en ocasiones son temores y preocupaciones sobre la nueva responsabilidad adquirida y el miedo a no hacerlo bien o fallar. También pueden aparecer pensamientos pesimistas sobre el cambio de vida que se va a tener a partir de entonces.
– Cambios sociales: es posible en ocasiones sentir presión del entorno que intenta dar a la madre consejos sobre cómo debe actuar para cada situación con su hijo, además, también aparecen cambios sobre la relación de pareja en base a la que había anteriormente, puede distanciarse el contacto con amistades, etc.
– Cambios conductuales: aparece la adaptación a nuevos hábitos, horarios y responsabilidades familiares, ahora la atención durante el día está más enfocada al bebé recién llegado.
– Cambios físicos: el cuerpo deja de ser el mismo produciéndose diferentes transformaciones físicas.
– Cambios fisiológicos: la alteración del sueño, los cambios hormonales, la preparación para la lactancia, el agotamiento postparto, etc. son algunos factores que pueden repercutir en ciertos casos de manera negativa.
Los síntomas o signos más comunes suelen ser: tristeza, llanto excesivo, ansiedad, irritabilidad, cambios de humor, alteración del sueño y la alimentación, sentimientos de culpa, sensación de rechazo hacia el bebé, anhedonía o falta de placer, retraimiento social, falta de energía, ataques de pánico, falta de concentración, pensamientos negativos sobre la situación, temor a no ser una buena madre, falta de interés por el sexo, pensamientos sobre hacerse daño a una misma o al bebé, o pensamientos de suicidio.
No todo el mundo que padece una depresión postparto la vive con la misma intensidad, hay casos leves, moderados, graves… y en cada situación el tratamiento de elección será diferente, en caso de recurrir a la psicoterapia, el tratamiento que ha demostrado más eficacia es el de tipo cognitivo-conductual, sin embargo, en algunos casos puede ser necesario el tratamiento combinado con psicofármacos.
Es importante prevenir la aparición del trastorno depresivo postparto desde las clases de preparación al parto hasta los autocuidados después de éste, acudiendo a terapia si en unas semanas no ha remitido el problema.

Psic. Laura Ruiz Jurado

Artículo publicado en diario web El Económico

http://eleconomico.es/hemeroteca   (857 / 02 – 09 – 16)

Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear