Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

¿Cuántas veces dirías al cabo del día o al cabo de la semana que haces lo que realmente te gusta? ¿consideras que eres una persona que sabe lo que le llena y dirige sus pasos hacia aquello que le motiva?
Hay personas que sí lo consiguen, es decir, que eligen lo que van a estudiar según sus intereses personales y no por la salida que tendrá o por imposición, hay otras que deciden buscar aquellos trabajos que más les motiva si tienen opción, esta clase de personas también decide en qué emplear su tiempo libre según sus preferencias y no por lo que el resto opina que deben ser o hacer, es decir, personas que persiguen lo que les hace sentir bien según sus propios valores y motivación personal.
En este sentido, ¿has podido experimentar alguna vez la sensación de flujo o fluir? Este término se utiliza a menudo en psicología positiva para referirse a la sensación que produce una actividad cuando nos involucramos en ella de tal manera que es reforzante es sí misma, y no por lo que se obtenga de ella, es decir, una sensación en la que experimentamos plena libertad y desarrollo de nuestras potencialidades, una actividad que podríamos estar horas practicando, es el momento en el que podemos experimentar esa sensación de flujo, en la que nuestra atención se centra tan solo en aquello que estamos desempeñando con una motivación casi infinita, interesante. ¿Verdad? Pero sin embargo, en numerosas ocasiones renunciamos a lo que nos gusta por diferentes motivos, por ejemplo, porque no es lo que esperan los demás de nosotros, por falta de tiempo, por no saber cómo lograrlo debido a una falta de recursos y/o habilidades, etc. Pero es curioso, porque sólo lo que nos gusta nos produce esa verdadera motivación. ¿Qué hacemos entonces? Lamentablemente, en muchas ocasiones no se hace nada, nos decimos una y otra vez en qué habremos fallado y/o nos justificamos continuamente “no podía hacerlo, era imposible…”o “bueno tengo muchas otras responsabilidades…”o “algún día lo haré seguro…”, nos ponemos excusas que al calmarnos nos mantienen en nuestra zona de confort pero no nos dejan crecer y avanzar, sin embargo, si tenemos un problema o si algo no nos gusta. ¿Por qué no lo cambiamos? Las respuestas pueden ser diversas, pero siguen siendo las mismas, por puro aprendizaje, por miedo, por falta de recursos y habilidades, por presión… Pero desde luego el resultado es sólo uno, sin un cambio, obtendremos siempre lo mismo, y además lo seguiremos aconsejando a los demás, avisándoles de que no hagan locuras y se centren en lo que “debe ser” que hagan cosas “normales”, animándoles en el fondo a no perseguir sus sueños y mientras, seguiremos esperando a ser felices algún día. Pero lo cierto, es que tu felicidad está en tus manos y depende de ti empezar por pequeños pasos dirigiéndote poco a poco hacia tus intereses, de lo contrario, los resultados serán los mismos y tu felicidad será cosa del mañana.

Psic. Laura Ruiz Jurado

Artículo publicado en diario web el Económico
http://eleconómico.es/hemeroteca/   (807/24 – 07 – 2015)
Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear