Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

La culpa es un sentimiento que nos hace sentirnos mal con nosotros mismos al creer que hemos podido perjudicar mediante nuestros actos a alguien. Normalmente, al igual que ocurre con el resto de emociones que etiquetamos como negativas, la tendemos a rechazar, olvidando que la culpa es tan necesaria como las emociones positivas, ya que tiene una función con los demás, haciéndonos respetar sus derechos y no sobrepasar ciertos límites, y además, nos avisa de que la conducta que hemos tenido se aleja de los valores y creencias que consideramos como justos, para poder regularnos a nosotros mismos e introducir los cambios que consideremos más adecuados.
Entonces, ¿cuándo se convierte la culpa en un problema? el sentimiento de culpa se puede convertir en un problema cuando lo experimentamos en aquellas situaciones en las que no deberíamos realmente sentirla o en las que la sentimos de una manera tan excesiva que nos bloquea y nos impide continuar evolucionando en nuestro camino personal. La mayoría de personas que experimentan estos sentimientos de culpa desadaptados, también suelen presentar una baja autoestima y suelen criticarse y considerarse menos merecedores que otras personas de las cosas buenas que ocurren en su día a día. Algunos síntomas y signos que pueden aparecer son: la opresión pectoral, el dolor estomacal, el dolor de cabeza, hombros caídos, autorreproches constantes…
En este sentido, algunas de las personas más vulnerables, pueden ser aquellas que han tenido una educación excesivamente autoritaria en el ámbito familiar o educativo, por ejemplo en entornos en los que no se admitían errores, también pueden serlo personas excesivamente perfeccionistas que se critican a sí mismas por todo y que tienden a autoexigirse en exceso… “debería hacer este trabajo perfecto”, de la misma manera, ocurre con personas que son poco flexibles y que catalogan todo en extremos… “estoy perfecto” o “soy un desastre”.
Con este tipo de situaciones, a menudo, se nos olvida que todos podemos cometer errores, pero que a la vez, todos tenemos derecho a perdonarnos y continuar, en realidad cada situación es diferente y todas ellas no se deberían catalogar en un “todo” o “nada”, sino que presentan muchos más matices, por ello, debemos aprender a analizar nuestros pensamientos y averiguar si estamos siendo o no realistas. Para ello, también es necesario asumir nuestra parte de responsabilidad en la situación, si la tenemos realmente, pero no debemos estancarnos en una culpa que más bien nos incapacita, por ello, lo más recomendable es subsanar la situación o bien continuar el camino, usando ese sentimiento de culpa como una alarma que nos ayude a aprender de manera adaptativa para seguir creciendo.
De cualquier manera, si te cuesta poder superar esos sentimientos de culpa, es recomendable que busques ayuda profesional que pueda proporcionarte una nueva visión de la situación desde una perspectiva más objetiva para poder continuar. Recuerda que no podemos cambiar el pasado, pero sí podemos aprender de él en este momento y así cambiar nuestro futuro.

Psic. Laura Ruiz Jurado

 

Artículo publicado en diario web el Económico
http://eleconomico.es/hemeroteca/      (791/02-04-2015)
Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear