Tu psicóloga de confianza en Puerto de Sagunto

En unos días estaremos oficialmente en la semana de la Pascua. Son fechas que nos llevan hasta diferentes acontecimientos. Entre ellos, las reuniones familiares entorno a platos tan variopintos como: torrijas en diferentes sabores y texturas, las típicas longanizas secas de las fechas, el panquemao solo o con nueces y pasas, o las divertidas monas, también, distintas en cada lugar (en chocolate o bollo, especialmente).
Son fechas, además, para salir de viaje, para tomar unos días descanso, para conseguir adelantar proyectos pendientes o para realizar aquellas actividades de ocio que siempre quedan rezagadas entre una rutina hiperexigente.
Comida y actividad, a menudo, sin control. ¿Y si nos organizamos un poco? Mi consejo va dirigido a que los próximos días sean de reflexión y organización. Todo ello con el fin de no volver tras estos días con la sensación de haber descontrolado tu alimentación, de no haber descansado o no haber cumplido con las expectativas en general.
Consejo 1: a veces, nos proponemos listas interminables. Tanto que ya nos chirrían mientras las escribimos pero que aún así nos encabezonamos en cumplirlas: sí o sí. Muchas veces nuestra frustración estaba más que prevista si partimos de expectativas irrealistas. Es preferible que priorices y elijas aquella parte del listado que más te motive. Puntúa cada cosa de la lista de 0 (no me gustaría hacerlo o no es tan importante) a 5 (me encantaría o es imprescindible). Luego escoge según el tiempo que tengas disponible o el que te requiera cada una de ellas.
Consejo 2: ¡exponte! Muchas veces no se trata de un exceso de listas, sino de una falta de ellas. Prepara al menos un par de ideas, haz cosas nuevas, sal de tu comodidad diaria. Al final, eso es la vida, vivirla.
Consejo 3: prepara un plan de entrenamiento y alimentación para estas fechas. Está bien poderte dar algún capricho, tomar unas copas o ciertos dulces pascueros. Pero ten precaución con los excesos y con dejar de lado los hábitos saludables. Nos cuesta mucho conseguirlos y, lamentablemente, muy poco perderlos y volver a los nocivos.
Consejo 4: cuida con esmero tus momentos de descanso. Siempre será recomendable que los días en los que no trabajes puedas tener algún hueco para descansar. Puedes buscar algún libro, tener una buena peli a mano, darte un baño con sales, mirar por la ventana algunos árboles de la calle o, simplemente, tumbarte en el sofá y relajarte. Tú contigo mismo. ¿Cuánto hace que no paras a hacer esto? Inténtalo otra vez, a ver qué pasa.
Consejo 5: aprovecha para planificar tu vuelta a la rutina. Muchas veces nos sobrecargamos en el día a día y cuando paramos no lo aprovechamos para volver de una manera diferente a la carga. Coge papel y boli y apunta lo que falla ahora, los objetivos que quieres conseguir y los pasos que deberías dar. Contempla también los posibles errores y aciertos en la planificación que hagas.
Y que tengas unos felices días.

 

Laura Ruiz Jurado

Artículo publicado en Diario web El Económico

http://eleconomico.es/hemeroteca   (984 / 12 – 4 – 19)

 

Chat Online

Ahora no estoy online, déjame un email y lo contestaré en máximo 24h.

¿Preguntas? Puedo ayudarte

Aprieta ENTER para chatear